195 Manfred & Annabelle

De vez en cuando, sin planes, sin esperarlo, sin sospecharlo, un par de almas solitarias pueden chocar por esas cosas de la vida que llamamos casualidad unas veces y destino otras. Sin explicación, se crean corrientes de buenas vibras que nos hacen sentir emociones que estaban dormidas pero no muertas. Conexiones más allá de la distancia y de las palabras, de esas que empiezan distinto, raro e incluso no tan bien al inicio, pero que toman fuerza y dan cabida a pensar en más. Sin caos no hay creación, toda obra de arte nació de una piedra o de un trozo de tela en blanco; los colores y la forma están dentro de nosotros, como artistas tenemos que ver más allá de lo simple, más allá de la apariencia, más allá de nuestras limitaciones, crear y creer. Manfred y Annabelle ya dan forma y color a un espacio que antes de conocerse estaba en blanco, casualmente o porque el destino les tenía preparado ese camino, donde yo también me los encontré. Iglesia de La Soledad, San José

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s