230/365 Gabriela & Josué

Puede que fuera el momento, la noche calurosa, lo pesado de un día que no fue. Cuando el mismo aire que te hace vivir te sofoca, cuando las sienes martillan incansables y las vueltas en la cama no te llevan a ninguna parte. Y pronto amanecerá, el insomnio se rinde a la luz y el cansancio se vuelve combustible, y una frase al filo de la noche, una composición simple y fugaz, un buenas noches o un hola, una cajita de sorpresas avisando que alguien también se desvela, solo que por ti, y ese desvelo aliviana la carga, y al compartirlo, se va la propia. Desde un abrazo, hasta una cara sonriente, hay alguien ahí, pidiendo que duermas y descanses, que la luz que ven es la misma que hace brillar a sus ojos. Esa que percibí entre Gabriela y Josué, esa que hoy abrazaremos en el mundo de los sueños y que alguien ansia por verla de día. [Bulevar Avenida Central, San José]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s