231/365 Hillary & Roan

Como en casi todo, los extremos llegan a ser nocivos; lo contrario pasa con los besos, caricias y cualquier muestra de amor entre dos personas. Con el paso del tiempo ese fuego muchas veces empieza a apagarse, a calentar menos. La rutina, las excusas y la distancia se vuelven los peores enemigos; no es un fulano o una fulana ajena quien desquebraja las bases de una relación, sino los mismos responsables de iniciarla. Mil formas hay de atizar ese fuego para volver a quemarse en pasión, pero si ni eso alcanza, siempre esta la comunicación. Por mucho, será mejor despedirse sin echar a perder los años o meses juntos, que esperar a que las cosas vuelvan a ser las mismas, o peor, buscar ese calor en otras partes. No hay que irse a lugares lejanos para una noche compartida, tampoco sé si venían o iban al Museo, pero Hillary y Roan pasaban un buen rato a sus afueras. [Museos Banco Central de Costa Rica , San José]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s