319 Ana & Sebastián

Más allá del bosque de tu belleza y con la espesa neblina de tu encanto silenciaste mis labios. Como en un ritual natural, me acerco a los tuyos y los atravieso poco a poco, desde el aroma de tu cabello hasta la frontera de tu cadera bordeo esas ricas formas, jugando como niño y seduciendo como hombre. Un vendaval de caricias nos abruma de placer y jadeo, mientras la ternura se deja caer desnudando todas las insinuaciones que nos hunden en el acto. Amar puede ser un acto de riesgo, pero nunca mayor al no arriesgar; entre el tránsito, la noche y los transeúntes Ana y Sebastián no tuvieron que arriesgar el suyo, flotando en un beso estaban más que seguros. Avenida 7, San José

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s