323 María Paula & Tomás

Desabroché uno a uno los botones que ocultaban tu piel; toda esa maraña que te enloquece vestir pero solo estorba para amarte. Una vez más, dejé que un salival de groserías mojara tus orejas y oídos. Querías resistir pero ya era tarde para cuando estaba conquistando la vereda de tu cuello e invadiendo las suaves cimas de tus pechos. Recordé el por qué de mi locura cuando encallé en tu ombligo, sujetándome solamente de tus costados, sintiéndome libre mientras sometías mi cabeza hasta el centro de tu planeta. Luego solo cabalgaste hacia el oeste y, mientras yo contemplaba el aurora boreal de tu éxtasis, fue evidente que fui tuyo. A veces una metáfora pude ser una linda forma de decir algo pero nada cómo demostrarlo, así como María Paula y Tomas. Teatro Nacional, San José

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s