326/365 Rebeca & Randall

Aunque calles seguiré escuchándote, mirándote cada vez que cierro los ojos. Aunque duerma por las noches te visitaré a través de los sueños, en mi insomnio eres humo de cigarrillo. Estás presente en mi limbo, entre este poema que nunca te enviaré y el olvido. Cuento las noches en que sigues siendo musa y cuento las que llevas ausente; la suma de sonrisas encantadoras que me robaban la calma y la falta de aliento cuando abrías tu labios, un caos maravilloso. Cuando toca despedirse no sabemos si volveremos a vernos, el sol se despide cada tarde de nosotros y nunca tendremos la certeza de verlo de nuevo, aprovechemos la belleza que nos da muchas veces. Rebeca y Randall no se estaban despidiendo, pero dicen que la práctica hace al maestro. [Estación del Atlántico, San José]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s