350 Margarita & Manuel

Abro los ojos y te veo, tan niña y tan distinta, los cierro y soy tan viejo y ordinario. Corre más espesa mi sangre, mis ansias, un vino añejo, eres espuma, millones de burbujas radiantes. Deseo ser el roble que florece a tu lado pero soy solo un barril añejo; tienes la dulzura de la uva eterna y yo la amargura de una sola copa. Cepas de vida que emergen en un brindis, yo ebrio de errores, vos sedienta de experiencia. Una juventud que no quiere morir y una vejez que no se asoma, son los años ajenos la ignorancia de la distancia. Juventud, experiencia, un retrato que quisiera pintar desde los veinte, pero que sólo un amor como el de doña Margarita y don Manuel pueden colorear en el lienzo de la vida, demasiadas gracias por participar de este proyecto y hacerlo más real. Barrio La California, San José

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s