352 Wendy & Diego

Desde hace tiempo ando un poco entorpecido derramando letras en arenas movedizas, cayendo lentamente en el letargo de la inspiración. Me arropan los besos del pasado, cenizas que se avivan con la chispa de nuevos errores y que se enfrían con viejos amores. Los océanos se han vuelto menos salados, soy la arena que huye del mar acosador, el desierto que se ahoga en baños de luna. La soledad ha sido una tierra prometida con dátiles de compañía, un oasis en una ciudad de luces rápidas, voces calladas y puertas entreabiertas. Gracias a las nubes por aguantar un ratito más la lluvia y a Wendy y a Diego por interrumpir su momento. Iglesia de Naranjo, Alajuela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s