354 Susana & Alonso

Ojos ciegos que observan labios mudos, desde un extremo la duda y desde otro la intención. Un guiño a la intemperie entre velas a medio apagar, dulce humo que niebla la distancia de dos extraños. Vacío una botella más, bajando el trago dulce de esa mirada que envuelve y atrapa, que embriaga más que el alcohol. Una vez caí borracho de seducción y no han parado los días de resaca moral, las orgías de labios ajenos para saciar cada memoria ebria de rencor, cada resbalón de ansiedad por buscar esa mirada de nuevo. Un poco lejos de casa, Susana, Alonso y el ojo espectador, en una tarde lluviosa en tierra de poetas. Iglesia de San Ramón, Alajuela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s